Si te preguntara que me dijeras qué es una alimentación equilibrada y saludable, seguro que podrías decirme una larga lista de cosas. ¿Quién prefiere llevar a cabo una alimentación alta en grasas saturadas, colesterol, calorías vacías y alimentos que desmineralizan y nos hacen engordar en vez de una alimentación rica en vitaminas y minerales, con alimentos frescos y naturales que nos nutran y nos permitan conseguir nuestro peso ideal? Con alta probabilidad, me aventuro a decir que todos diríamos “NADIE”. Entonces me pregunto ¿Por qué no lo hacemos? ¿Qué nos impide llevar una alimentación equilibrada que nos llene de energía y vitalidad para dar lo mejor de nosotros mismos?

El coaching nutricional es una forma sencilla y práctica para hacernos preguntas y ver realmente qué es lo que queremos y qué vamos a conseguir con ello.

Para conseguir el máximo rendimiento a nivel laboral (y por supuesto personal) es indispensable hacer un buen desayuno con cereales integrales (ya sea en grano, pan integral en forma de tostadas, muesli…). De esta manera, la glucosa va llegando a la sangre de forma paulatina y nos permite tener energía estable durante toda la mañana. Muy al contrario de las dietas hiperproteicas que están tan de moda, la realidad es que el principal nutriente que nuestro organismo utiliza para conseguir energía son los hidratos de carbono. Cuando no le damos este tipo de nutriente, nuestro organismo obtiene glucosa (que necesita para el cerebro) a partir de otros nutrientes (como proteínas o grasas) pero para convertir estos nutrientes en glucosa el organismo tiene que hacer un esfuerzo grande, sometiéndolo a un estrés que repercute en nuestro estado de ánimo, en nuestras emociones, nuestra energía, y por supuesto, nuestro equilibrio y bienestar.

Además de los hidratos de carbono complejos (cereales integrales) que son indispensable si queremos tener un alto rendimiento en nuestro trabajo, hay que tener en cuenta aquellos alimentos que nos debilitan, sobre todo por desmineralización como son los azúcares, el café, la carne, los vinagres, los quesos y resto de lácteos, los refrescos azucarados… Cuando no tomamos glucosa de buena calidad y recurrimos constantemente a cafés, cocacolas o snacks salados, que es lo que ocurre muchas veces a media mañana o a media tarde, nos debilitamos mucho más a largo plazo.

Las algas son el alimento con más minerales que existe, son ideales para tener un sistema nervioso en buen estado, favoreciendo la concentración y evitando la dispersión. Otros alimentos que favorecen un alto rendimiento en el trabajo son la levadura de cerveza, las semillas de girasol/calabaza/sésamo, frutos secos, pescado, legumbres…

La desmineralización del organismo tiene una relación directa con un pH ácido, el efecto que tiene la acidificación en nuestro cuerpo se relaciona con problemas del sistema nervioso, falta de energía, problemas digestivos, incluso con esquizofrenia y con cáncer en los casos más avanzados. Alimentos que acidifican el organismo son los azúcares, la carne, los vinagres, los quesos y resto de lácteos, los refrescos azucarados…