Es inevitable empezar el año sin unos buenos propósitos y llenos de buenas intenciones. Por eso te recordamos algunos hábitos que te ayudarán a trabajar de una manera más saludable. Aumentar la productividad, mejorar nuestra concentración y ser más resolutivos y pacientes sin dejarnos la salud y el bienestar por el camino.

Estos son nuestros propósitos #WorkHappier para este año 2019 :)

  1.      Gestionar mejor nuestro tiempo en el trabajo.

Laura Venderkman, columnista de FastCompany comprobó, tras estudiar los hábitos laborales más arraigados, que invertimos el 30% de nuestra jornada laboral consultando el correo electrónico. Además está científicamente demostrado que consultar el mail nos genera estrés aumentándonos la frecuencia cardiaca.

Venderkman propone fijar dos franjas horarias a lo largo de la jornada en la que miraremos el email. El resto del tiempo debemos evitar hacerlo y concentrarnos en el resto de cosas que tenemos pendientes. Sin las constantes distracciones será mucho más fácil trabajar más y mejor. Cada cual deberá buscar el equilibrio entre su tiempo, tipo de trabajo y tareas. La idea es reducir el tiempo que pasamos consultando mails para dedicárselo a tareas realmente relevantes. Créenos, nada es tan urgente que no pueda esperar un par de horas.

  1. Mantener un espacio de trabajo ordenado.

Año tras año vemos como vamos llenando nuestro escritorio de cosas que generan “ruido” y que acaban distrayéndonos constantemente. Por favor, decidnos que a vosotros también os pasa.

Nuestro objetivo es rodearnos únicamente de lo que suma y tener en cuenta varios aspectos que nos harán sentir mejor:

-       Tener a mano todo lo necesario (pero solo lo imprescindible) para trabajar y así evitar interrupciones.  

-       Crear una disposición saludable: la pantalla a la altura de los ojos, una silla regulable, buena iluminación, etc.

-       Rodearnos de elementos que motiven: plantas para aumentar la productividad, una libreta bonita, un moodboard de inspiración, algo que nos recuerde cuáles son nuestros objetivos.

Al fin y al cabo pasamos gran parte del tiempo en nuestro puesto de trabajo y necesitamos estar cómodos y sentirnos bien en el.

  1. Planificar nuestras comidas y hacerlas más saludables.

Un clásico de nuestros propósitos de año nuevo. El estrés y la falta de tiempo muchas veces nos lleva a tener una relación insana con la comida. Acabamos comiendo cualquier cosa sin pensar en que nos estamos haciendo un flaco favor. Hagamos de la alimentación nuestro mejor aliado.

Este 2019 nos hemos puesto el reto de planificar mejor nuestros menús, anticiparnos a los imprevistos de última hora y dedicarle a la alimentación el tiempo y la importancia que se merece.

Mantener una dieta saludable nos dará mucha más energía que atiborrarnos a cafés día tras día. Cuando te sientes bien y te encuentras sano eres capaz de mucho más. Tenlo siempre en mente.  

 

  1.     Reducir el Stress gracias a la técnica S.T.O.P de mindfulness

 

Esta técnica nos ayudará a gestionar los picos de estrés y conseguir que  no nos desequilibre. Consiste en seguir 4 sencillos pasos para mitigar los efectos del estrés y la ansiedad.

 

S - Stop! Para por un momento de hacer lo que estés haciendo. Sea lo que sea, para.

T -  Tomate un respiro. Dedica entre 30 segundos y 1 minuto a respirar profundamente y a ser consciente de las sensaciones que experimenta tu cuerpo con cada respiración.

O -  Observa cuales son tus pensamientos, emociones y sentimientos ante la situación y cómo están afectando a tu cuerpo.

P - Procede a hacer algo que te haga sentir mejor: charlar con un amigo, tomar un té calentito, leer un rato.

 

Tras estos 10-15 minutos seguro que nos sentimos mucho más reconfortados y nos ayudará a mantener el estrés bajo control.

  1. Escucharnos más.

Sobre todo, escucharnos. Es todo un proceso entender, en la locura del día a día, que tu bienestar es lo primero. Que la tarea más prioritaria de todas debe ser cuidarte.

No es egoísta ni irresponsable. Es una inversión a largo plazo. Todo lo que hagas por cuidarte a ti mismo y sentirte bien se verá reflejado en cada uno de tus proyectos. Es muy difícil hacer las cosas bien cuando uno está cansado, desmotivado y no se encuentra bien consigo mismo, ¿no creéis?

Por un 2019 donde seamos nuestra propia prioridad.

Y hasta aquí nuestros buenos propósitos. Ojalá que en unos meses volvamos a leer esto y nos demos cuenta de que hemos cumplido cada uno de ellos. Será que estamos haciendo las cosas muy bien. Y vosotros, ¿qué objetivos tenéis para este nuevo año?

 __

Leer también: Cómo tirar menos comida en los eventos y ser cada vez más "Zero Waste".