Desde hace unos meses nos hemos sumado a la tendencia del Batchcooking. Consiste, básicamente, en cocinar por lotes con el fin de mejorar nuestra alimentación a la vez que ahorramos tiempo y dinero. No suena nada mal, ¿verdad?

El proceso consiste en planificar el menú de toda la semana. Una vez establecido el menú, hacemos la lista de la compra con todos los ingredientes que necesitamos para elaborar esos platos. Una vez tenemos todo lo necesario, la idea es dedicar 2 ó 3 horas del domingo (o cuando puedas) a dejar todas las comidas y cenas de la semana preparadas. Si os gusta cocinar seguro que os parece un planazo pasar una tarde en fogones. Si por lo contrario, sois de los que os da un poco de alergia entrar en la cocina, pensad que no tendréis que tocar una sartén en toda la semana.

Todo esto nos va ayudar a tener un mayor control sobre lo que comemos y por lo tanto a mejorar nuestra alimentación. Veremos en conjunto que es lo que comemos durante toda una semana y no será más fácil detectar los nutrientes que nos faltan o aquellos de los que abusamos sin darnos cuenta. Además, al tener todo planificado evitaremos los imprevistos que hacen que por falta de tiempo, acabemos comiendo cualquier cosa. Siempre tendremos el mejor de los precocinados, el hecho en casa.

Como con cualquier planificación, nos ayudará a ahorrar tiempo. Podemos hacer varias elaboraciones al mismo tiempo. Además, al tenerlo todo previamente comprado y decidido, evitaremos tener que hacer varios viajes al super o pensar cada día: “Y hoy, ¿qué como?”. Simplemente tendrás que coger el tupper, calentarlo, ¡y listo!

También es una buena opción para ahorrar dinero. Al hacer la lista de la compra en base al menú, evitaremos comprar productos que realmente no necesitamos o tener que comer fuera por falta de tiempo para prepararnos algo.  Al cocinar varias cosas a la vez también ahorramos energía. Una vez hemos calentado el horno, por ejemplo, podemos aprovechar para hacer varios platos al mismo tiempo. La factura de la luz nos lo agradecerá :)

Como veis también es una opción de lo más sostenible. Evitamos comprar más de lo que necesitamos, no tiraremos apenas comida y ahorraremos un poquito en suministros. Eso sí, a la hora de guardar los diferentes platos, recomendamos utilizar recipientes de cristal o en su defecto, tuppers de plástico reutilizables. Evitemos los envases de usar y tirar pues estaremos generando una cantidad enorme de residuos cada semana. Otra sugerencia es que todo lo que cocinéis sea apto para congelar, así podréis conservar mejor vuestros platos sin riesgo a que se echen a perder a lo largo de la semana.

Como os comentábamos, nosotros ya somos fieles batchcookers. Como con todo, una buena planificación nos ayuda a afrontar la semana más tranquilos y en definitiva mejor.

Podéis encontrar mucha información más y cursos online, nosotros os recomendamos dos dos cracks que nos gusta especialmente seguir y que organizan cursos recurrentes de Bach Cooking. Chlóe Sucrée en su proyecto Being Boitiful y Elcka Mocker en su academia para ayudarnos a sentirnos mejor. We Love You Academy.

Foto vía We Love You Academy